Errejón no contempla la posibilidad de unas nuevas elecciones