Errejón pasa a la segunda fila en el Congreso y Tania Sánchez, al gallinero