El PNV ganaría las elecciones, con 24-27 escaños, y EH Bildu sería la segunda fuerza, con 21-23 asientos