El Estado ahorra 10 millones en los sueldos de los directivos de empresas públicas