Empresarios catalanes hablan de "tragedia económica" si no se para la resolución