Elpidio Silva, el juez que mandó al primer banquero a la cárcel