Mariano Rajoy, elogio de la tenacidad