El Ejecutivo de Sánchez, a su llegada a Moncloa