Una jubilada de 73 años, en el banquillo por sacar la cara por unos manteros