Más de un centenar de personas siguen desalojadas por la crecida del Ebro