ETA reconoce "el daño causado" y pide perdón a parte de las víctimas