Interior siempre advirtió que la situación de los presos no cambiará hasta el fin de ETA