ETA apuesta por "un diseño compartido de desarme" entre agentes políticos y sociales