ERC acusa al Gobierno de "impulsar una guerra sucia" contra la autodeterminación de Cataluña