EEUU da la espalda al independentismo catalán