Rajoy insiste en que "lo peor de la crisis" ha pasado y Rubalcaba teme más recortes