Doña Letizia, el mejor apoyo del Príncipe en una ceremonia marcada por las protestas