Don Juan Carlos y Don Felipe, dos reyes para dos tiempos