Dirigentes socialistas creen que la situación interna del PSOE puede acabar precipitando la elección de candidato