La Diputación de Lugo gastó 200.000 euros en conceptos como joyería y restaurantes