Torres se escuda en la Casa Real como argumento de su defensa