Torres insiste en que todo estaba supervisado por la Casa Real