Desarticulada una red que introdujo en España a más de 8.000 mujeres rusas para explotarlas sexualmente