El Gobierno se decanta por una respuesta "política" al órdago soberanista catalán