Decenas de ayuntamientos amañaron presuntamente la contratación de semáforos o radares