Los ciudadanos siguen con indiferencia y pesimismo el debate sobre el estado de la nación