Sánchez pule su estrategia con los suyos