Así funcionaba la Púnica: lavaban el dinero tras enviarlo a Suiza y Singapur