La Generalitat debe 3.000 euros a un niño que padece espina bífida