España y Maruecos estudian la posibilidad de que Galván se quede en una prisión española