La sesión de control más tensa de Cristina Cifuentes