Crece la inversión territorial en casi todas las autonomías, con C-LM, Cantabria y País Vasco a la cabeza