La Casa del Rey, ajena a la Ley de Transparencia