El Consejo de Estado ve en la resolución una "declarada insumisión a las instituciones"