Música, bicicletas y un bebé en el Congreso más variopinto