El Congreso desmonta la tribuna para la proclamación de Felipe VI