El Congreso prohíbe las inmatriculaciones de la Iglesia