La Conferencia de San Sebastián pide a ETA el fin de la violencia