El Congreso quiere reducir sus horas de trabajo y así dar ejemplo sobre la conciliación