Concentrarse en el Congreso podría ocasionar una multa de hasta 600.000 euros