Baldoví: “Abro mi teléfono, no lo cerraré en toda la noche”