Rajoy lleva al Gobierno a su núcleo duro en el PP