La Comisión Europea advierte: “La violencia no puede ser nunca un instrumento político”