PSOE y Ciudadanos, la misión imposible de convencer a los demás