Ciudadanos y PP afilan cuchillos en la lucha por los votos de la derecha