En Madrid no se habla de otra cosa: Cifuentes se blinda mientras Gabilondo ultima su moción