Cientos de personas se refugian en tiendas y bares de la Rambla