Cientos de altos cargos cobran más que el presidente del Gobierno