La ONG Camninando Fronteras demuestra que sí se usaron pelotas de goma en Ceuta