El Gobierno impugna la declaración porque viola ocho artículos de la Constitución